Read Las cenizas que quedan by Andrea Prieto Pérez Online

las-cenizas-que-quedan

Hace cientos de años, la congregación espúrea ascendió al poder. Obtenía su magia de las cenizas y su ambición fue tal que, finalmente, abrasó el mundo. Después de los grandes incendios y de los cataclismos ocasionados por aquel desastre, los supervivientes se escondieron en lo poco que se mantuvo en pie.Aline lleva encerrada en los últimos vestigios de la civilización desHace cientos de años, la congregación espúrea ascendió al poder. Obtenía su magia de las cenizas y su ambición fue tal que, finalmente, abrasó el mundo. Después de los grandes incendios y de los cataclismos ocasionados por aquel desastre, los supervivientes se escondieron en lo poco que se mantuvo en pie.Aline lleva encerrada en los últimos vestigios de la civilización desde que perdió la última de sus batallas como capitana del ejército. Dejó la lucha por la política y pasó a formar parte del consejo, una institución que trata de impedir que los suyos sucumban a un mundo reducido al polvo.Con la llegada de Weiss, un antiguo compañero de la milicia, Aline recibe un mensaje póstumo de su tío: unas coordenadas que esconden un secreto que bien podría salvar lo que queda o, por el contrario, destruirlo todo. Aline no tendrá más remedio que emprender un viaje lleno de peligros con la persona que había decidido dejar atrás, y cruzar un territorio dominado por las mortíferas tribus del fuego....

Title : Las cenizas que quedan
Author :
Rating :
ISBN : 9788416618163
Format Type : Paperback
Number of Pages : 312 Pages
Status : Available For Download
Last checked : 21 Minutes ago!

Las cenizas que quedan Reviews

  • Sofía Aguerre
    2018-10-27 22:50

    Este es de esos libros que me reafirman que tengo el mejor trabajo del mundo. ¿Leer libros increíbles y sacarme las ganas de corregirlos para satisfacer mi TOC? ¿Dónde hay que firmar? (Hay que estudiar mucho, it's a trap). Gracias a Escarlata Ediciones por confiar nuevamente en mí para que corrigiera este libro tan, tan especial.Las cenizas que quedan me llamó la atención desde casi el inicio por su maravillosa e interesantísima ambientación. Es por eso que voy a hablar de ella antes que nada, cuando por lo general suelo dejarla para después. Cuando empecé a leer, identifiqué claramente un ambiente distópico, un mundo postapocalíptico en el que ya no queda nada salvo las cenizas y la humanidad que no vive, sino que sobrevive como puede. Sin embargo, esto no es todo. En este mundo existe la magia, y no solo un tipo de magia. Nuestros protagonistas, que viven en un edificio que está bajo el mando de la congregación, utilizan la magia de las cenizas. Por eso el mundo está como está, porque fue quemado para practicar la magia que proporcionan estas cenizas. A su vez, también tenemos a las tribus del fuego, que usan este elemento para llevar a cabo su magia. Estas dos facciones están en guerra prácticamente desde siempre, aunque se cuente que antes fueron parte de lo mismo. Y esa guerra, sumada a las condiciones de vida, hace que la muerte siempre aceche. Es en medio de esta situación que nuestros protagonistas son lanzados a un viaje, un viaje de destino incierto y motivaciones más bien dudosas. Y saben que no va a ser un viaje bonito, no solo por el estado del mundo, sino porque la tensión entre ellos provocada por su pasado encierra mucho dolor y resentimiento. Mucha pérdida. En esta historia hay peligros externos, tanto por la contaminación como por las tribus del fuego y alguna que otra cosa más. Sin embargo, los mayores peligros son aquellos que vienen del interior de los personajes. Son estos los demonios que van a tener que enfrentar mientras buscan el lugar del que Cobalt, el tío de Aline, nuestra protagonista, dejó las coordenadas para que ella fuera. Otro factor que me encantó de esta novela es la madurez y profundidad de los personajes. Hay dos protagonistas claros cuyas perspectivas dominan en capítulos alternantes, aunque la narración está en tercera persona. Estos son Aline y Weiss. Weiss es el típico personaje al que todos adoran y está acostumbrado a salirse con la suya. Es pelirrojo, algo que se considera de buena suerte en esta cultura. Exsoldado, ahora viajero, regresa al edificio solo para llevarle el mensaje de Cobalt a Aline y convencerla de que vaya con él a buscar lo que sea que haya en esas coordenadas. Y no va a parar hasta lograrlo. Aunque es muy emocional e impulsivo, no deja de ser inteligente y astuto cuando quiere. También es bastante honesto en sus intenciones y esto vamos a verlo durante toda la novela. La culpa pesa sobre sus hombros, pero es el agente que intenta resolver el conflicto del pasado. Eso no podemos más que concedérselo. Aline, por otro lado, es fría y analítica. Tiene una personalidad muy fuerte y áspera, en parte por su vida de soldado, de capitana, y por lo duro que fue perderla junto con su brazo en aquel accidente durante el combate. Un accidente del que no puede evitar echar la culpa a Weiss. Es un personaje que carga con muchísimo dolor y frustración, pero que se supera día a día y hace lo que puede para vivir como ella quiere y no como le dicen. No despertó más que admiración en mí. Es un personaje maravilloso que no puedo esperar a que ustedes conozcan. Quizás a algunos les recordará a Imperator Furiosa, de Mad Max, y puede que la historia tenga un tintecito similar (y esto podría atraer a unos cuantos, si están con ganas de algo del estilo), pero les aseguro que, al fin y al cabo, son bien diferentes. Aline está mucho más torturada y sola. Y no tiene una prótesis, sino el dolor de un miembro fantasma. Y es importante que tengan esto en cuenta cuando lean.Hay unos cuantos personajes secundarios que tienen mucho peso en las vidas y en el pasado de los personajes, como Cobalt y Dorna, y algunos en el presente y el futuro, como los residentes de la torre de Sal, la escalofriante torre de Sal, pero creo que el secundario que más me gustó por todo lo que significa en la historia es Crace Omerelle, una chamán de la tribu del fuego que va a hacer que nuestros protagonistas empiecen a interesarse más por esto y pongan en cuestión todo lo que aprendieron desde que nacieron, todo lo que sabían durante la guerra en la que pelearon antes del accidente de Aline. Es a través de Crace también que van a escuchar más y mejor las historias antiguas sobre la magia, el pasado de la humanidad y el mayor enemigo que tienen, unos seres legendarios llamados hombres de ceniza, que murieron por voluntad propia en manos del fuego solo para levantarse de nuevo como seres hechos de ceniza. Aterradores, portadores de muerte. No puedo dejar de destacar la capacidad que tiene la autora para dejarnos frases maravillosas, que se quedan con nosotros hasta mucho después de leídas, como si nos las grabaran a fuego. Por ejemplo: «El fuego que ya no se tiene es el que duele de verdad, le había dicho una vez Dorna. Qué cierto era». Que quizás fuera de contexto parezca meh, pero cuando estás leyendo te cala muy hondo. Toda la prosa es así, como si te sujetara y no te dejara salir de la corriente emocional que nos arrastra. En definitiva, este es un libro intenso, con una narración que si bien no es trepidante, nos lleva en un viaje cargado de magia y desolación, de personajes profundos perseguidos por sus propios demonios, en busca de quién sabe qué, si al final lo importante no es la meta sino el viaje, y el viaje los va a llevar por caminos que ni imaginan. ¿Qué hay en las coordenadas? Eso ya van a descubrirlo ustedes, quizás, pero a mí me dejó satisfecha. El final me dejó satisfecha, aunque destrozada en muchos niveles. Esta historia me llegó muchísimo y sus personajes no van a abandonarme. El mensaje pacifista y ecologista no es difícil de detectar y, enganchado a un argumento como este, tiene un efecto impresionante.Recomiendo mucho, mucho este libro. Les va a pegar en el corazoncito, pero la mierda que va a valer la pena.

  • Enerio Dima
    2018-11-06 19:39

    Hay novelas que puedes diseccionar como a un insecto, desgranar los motivos por los que te gusta y por los que no y construir una crítica ordenada y fundamentada. Esta no es una de esas novelas, porque esta es de esas obras que se definen por lo que te hacen sentir. Quizá el comienzo juguetea en exceso con la familiaridad, con usar elementos que ya hemos encontrado en otras obras y que nos permiten introducirnos al instante con el mundo que nos presenta. Un funeral, un mensaje, un misterio. Y, cuando te quieres dar cuenta, tienes el corazón en un puño y no sabes cómo has llegado a sentirte tan unida al destino de los personajes. Podría hablar del ambiente seco, árido y opresivo que rodea a cada escena, pero me quedo con cómo transmite la sensación de que el aire de tu propia habitación se volverá irrespirable de un momento a otro, la certeza de que solo se trata de un futuro que no podremos retrasar para siempre. Magia de vida, magia de muerte. Fantasía que se mezcla sin problemas con un mundo postapocalíptico que no nos cuesta imaginar como el propio, con coches, pistolas e invernaderos. La magia aquí no es maravillosa ni ilimitada, es un precio más que hay que pagar por vivir. No perdáis la ocasión de disfrutar de esta pequeña joya.

  • K
    2018-10-18 02:48

    Venga, va, creo que ya estoy lista. Tengo que reconocer que iba con altas expectativas respecto a este libro y me las ha cumplido con creces. Desde el principio, Aline y Weiss me engancharon y me encantaron, poniéndome en la esquizofrénica situación de comprenderlos a los dos y empatizar. Con ella porque es maravillosa y compleja y no puedes evitar que te cale hondo y con él porque es totalmente mi tipo de personaje favorito ™. Y es que además sus interacciones te van descubriendo trocitos del pasado, retazos de ese mundo agonizante que resiste a duras penas.Y es que la ambientación es otra de las grandes bazas de la novela. Con la información justa para quedarte siempre con ganas de más, te va envolviendo hasta que casi notas las cenizas en la lengua. Lo único que no me han terminado de convencer son los "malos" de la historia pero, ¿sabes qué? Que dan igual, porque aquí lo importante es el viaje, más el metafórico que el literal de los personajes, porque Crace me ha enamorado totalmente y porque hay conversaciones en la historia que son increíbles y para enmarcar. Y ese final. ¡Ese Final! :_)Aún quiero saber más de todo. De la tribu del fuego y su forma de vida, del hermano de Aline y sus padres, de Cobalt y sus sueños, de su historia de amor... Lo quiero todo de este universo. Todo

  • Elena
    2018-10-28 21:56

    Reconozco que al principio me costó engancharme porque odiaba a Weiss, pero a partir de la aparición de Crace se hizo cuesta abajo y terminó gustándome mucho ♥

  • Theta Sigma
    2018-11-01 21:49

    Hay muchas cosas que destacan en este libro.Por empezar por algún lado, como ya promete la sinopsis, destaca la ambientación. En 300 páginas crea un mundo postapocalíptico lleno de matices. Y a pesar de que a lo largo de la historia se da la oportunidad de explorar distintos puntos del worldbuilding (podemos echar un vistazo a cómo es el mundo dentro del edificio, luego salimos fuera y vemos el exterior, la vida que queda, y más cosas que son spoiler) constantemente quieres saber más y más. Conocemos la vida en el edificio, conocemos la magia que se utiliza en este mundo, pero cualquiera de estas cosas da la sensación de que necesitarías una novela entera para explorar todos sus detalles y quieres hacerlo. Se nota que la ambientación va más allá de lo que simplemente se nos enseña y te deja con los dientes largos, algo que demuestra que está muy bien construida. Por otro lado: los personajes. Son algo en lo que siempre ha destacado la autora pero todos ellos, incluso los secundarios, son una maravilla, no se quedan en la superficie. Aline podría haber tenido simplemente el papel de persona "amargada" pero no se queda ahí: se explican sus motivos, se ve el conflicto que le supone a ella su pasado y su forma de ser, la forma de ver el mundo a través de sus ojos es única. Weiss podría haber sido el típico tontorrón pesado que simboliza el espíritu de la vida y la aventura, pero le ves no ser siempre honesto, le ves sus motivaciones, sus dudas... Todo ello les da cuerpo, les hace tridimensionales. Y la historia que transcurre entre ellos también es tridimensional. Si fuesen personajes planos hubiese sido la historia de cómo él con su espíritu libre logra romper las cadenas de ella, pero no se trata en absoluto de eso. No es una relación que parta de cero como en muchos libros, si no que constántemente tiene el pasado ahí, condicionándolos, dándoles una historia y haciendo que la sientas de verdad. No puedes obviarla. Y por tanto se tratan temas que no es común encontrar en cualquier otra novela del género.Y no solo los protagonistas: Dorna solo tiene una escena pero no se convierte en relleno, sino que está presente por el simple hecho de que forma parte de la vida de Weiss y está presente para él. Rarka, Cobalt, Cerce... todos los personajes tienen sus historias lo que hace que estén enteros. (De hecho el libro me arrancó el corazón con Rarka y Cobalt).Ambientación, personajes, ya solo por cómo se desarrollan esos dos puntos merece la pena pero un tercero para rizar el rizo: la historia, la trama. Al comienzo me pareció un poco "lenta", veía que me iba acercando al final del libro y sentía que a la historia le faltaba aún mucho pero de pronto, clic, y todo encajaba: El final es una explosión que coloca todo en su sitio. Aunque puedas esperarte lo que van a encontrar Aline y Weiss en su viaje lo que ocurre a raíz de ello es una cadena de sucesos muy coherente pero inesperados, hasta romperte los esquemas de lo que "debe" suceder en el final de una historia. Pero eso son spoilers, para otro día cuando os leáis el libro.

  • Ruben Fonseca
    2018-10-24 23:35

    Hacer reseñas es un trabajo que me disgusta desde hace tiempo. Creo que el modo de reseña que me encuentro últimamente por blogs se limita en muchos casos en tratar de vender el libro, como si fuera solamente un producto comercial, señalando solamente sus cosas buenas y malas y después a otra cosa mariposa. Con esto no quiero decir que sea malo que el mercado influya en la literatura. Esto es algo que ha pasado siempre y que seguirá sucediendo. Pero si en anuncios de videojuegos, electrodomésticos y otro tipo de productos se empieza a utilizar más el factor emocional que la enumeración de características. ¿Por qué tenemos que andar como los cangrejos? ¿Por qué los escritores tenemos que vender solamente nuestros libros como productos y por qué reseñamos novelas como si vendiéramos pescado en una lonja?Tras este pequeño preámbulo voy a hablar de Las cenizas que quedan de Andrea Prieto Pérez.Para hablar de este libro eché un vistazo a otras reseñas para no repetir lo mismo que decía otra gente. Casi todas las reseñas eran buenas y se centraban más o menos en lo mismo. Así que no me queda más remedio que intentar enfocar esto de otra manera y decir por qué Andrea Prieto es buena escritora. Creo que para ser honestos hay que decir que conozco a la autora. No somos amigos, porque no hemos hablado lo suficiente para poder afirmar eso, pero es una de las personas que más respeto como escritoras. Dicho esto, vamos a hablar del libro.Últimamente veo más que nunca la lucha contaste entre la literatura "canónica" y la de corte popular, una lucha feroz entre el entretenimiento y la trascendencia. Hay escritores que intentan conseguir ambas. En mi opinión, conseguir solo uno de estos aspectos es terriblemente complicado y alcanzar estos dos objetivos es una hazaña. En muchas ocasiones, veo que escritores que tienen una novela entretenida fallan al querer hallar la trascendencia con un lenguaje gongorino y diálogos que parecen querer desentrañar el sentido de la existencia. Y también veo a autores que, teniendo obras con un alto contenido literario, se pasan el entretenimiento por el arco del triunfo. Al final, son pocos los escritores que consiguen un equilibrio más o menos perfecto y siempre tiran por la sencillez. En esta encrucijada, Andrea Prieto tomó una decisión muy arriesgada. Hacer una novela que se basa en dos personajes hablando en un viaje en coche.He visto que en algunas reseñas han señalado que esta novela es lenta. Me extraña porque empieza con toda la carne en el asador, haciendo unas descripciones y unos diálogos que son oro puro en cuanto a lo que quieren transmitir. Esta novela no sería lo que es si no contara con las descripciones de ese mundo desolado al que se vuelve una y otra vez, un paisaje que refleja perfectamente el estado anímico de los personajes. ¿Para qué seguir luchando si lo que te espera es un mundo donde lo único que quedan son cenizas y bestias asesinas? Las cenizas que quedan es una novela con estilo cinematográfico en el mejor sentido de la palabra, donde una imagen lo puede contar todo. Pero, además, estas descripciones se complementan con dos personajes redondos: Aline y Weiss.Aline era una mujer cuyo estilo de vida se basaba en adentrarse en ese desierto ceniciento y regresar a su casa para ayudar a su gente. Al inicio novela aparece como un personaje mutilado por la pérdida de un brazo y que cuenta con un puesto de responsabilidad dentro de su comunidad. A pesar de tener este puesto de responsabilidad, Aline sigue con la imagen de las cenizas que cubren la tierra de su mundo, un escenario que ya solo ve desde la barrera y qué le obliga a preguntarse: ¿qué hago yo aquí? Weiss, por el contrario, es un aventurero cuyo único deseo es viajar más allá del asentamiento donde viven sus conocidos, alguien que cuando piensa en su hogar lo hace con angustia y que aprovecha la mínima oportunidad para empezar un viaje con Aline. Y eso es lo importante de la novela: dos personas hablando. Hay dos escenas de acción si no recuerdo mal y el resto son diálogos y descripciones. Un esquema que solo siguen aquellos que saben que pueden llevarlo a cabo y la gente temeraria.Nos han bombardeo con la idea de que el entretenimiento tiene que ser acción a raudales. Nuestro estilo de vida se basa en hacer muchas cosas y pocas veces nos podemos parar en la calle a echar un ojo a lo que nos rodea. También, en el terreno de la literatura, nos han hecho creer que si haces descripciones tienes que tener un estilo barroco para darles un sentido, y también que debemos explicar absolutamente todo, sobre todo en fantasía y ciencia ficción. Que nadie espere en esta novela explicaciones detalladas del sistema de magia, de la sociedad o de las criaturas, que no se espere un conflicto trabajado con un enemigo a la altura. Lo vuelvo a repetir. Esta novela son dos personas viajando en coche y lo demás es secundario. El conflicto es el que tienen ellos consigo mismos; son sus peores enemigos. Andrea Prieto no necesita más para demostrar que es una escritora como la copa de un pino. En ese sentido, me sorprende que comparen a esta novela con Mad Max cuando veo más semejanzas con La carretera.No voy a hablar más del libro porque sería ofrecer mi interpretación y creo que es mejor entrar a la historia con pocas imágenes en la cabeza. Solo quiero añadir que mis dos escenas favoritas son el instante en el que Aline sale del asentamiento y mira el paisaje por la ventana del coche y el momento en el que intenta montar su rifle. Otro escritor habría optado por un estilo barroco tratando de hacer esas escenas súper trascendentales. La autora en cambio optó por un estilo sencillo porque sabía que esas dos imágenes hablaban por sí solas.PD: Me parece justo señalar la iniciativa de la que Andrea Prieto forma parte: La nave invisible. Es una propuesta que trata de reivindicar escritoras de género. Y en ese sentido me parece que ella se merece muchísima reivindicación porque tomó una decisión muy valiente a la hora de escribir este libro, alejándose del tratamiento de las propuestas de fantasía y ciencia ficción más populares.

  • Eleazar Herrera
    2018-11-11 21:45

    Pues me ha gustado mucho. No es lo primero que leo de Andrea (jijijiji) pero me sigue encantando esa manera de evocar sentimientos y lugares con pocas palabras. Siendo una novela de personajes (Aline, lloro, reina), la autora construye a su alrededor una mezcla de distopía con fantasía, tribus, cenizas y una magia dura y original. Yo me lo pensaría dos veces antes de consagrar nada al fuego. Otra cosa que me gusta mucho es la narración tranquila, pausada. De un tiempo a esta parte aprecio mucho más las novelas que me llevan de la mano por sus historias como dando un paseo, y así me he sentido leyendo Las cenizas que quedan (me mato con el título, por cierto). ¿Lo recomiendo? Sí, clarísimo. :DIba a decir que espero que Andrea siga escribiendo, pero todas sabemos que lo hace a la velocidad de la luz, así que solo deseo volverla a leer pronto. ♥

  • Laura Iglesias
    2018-10-17 18:58

    MI CORAZÓN.

  • Elena Álvarez
    2018-11-18 00:32

    Buena ambientación y buena trama pero, sobre todo, buenísimos personajes. Todavía no he superado el final, pero ya estoy a la espera de lo próximo que publique la autora ;)

  • Pilaren
    2018-11-03 20:31

    Una vez leí que una de las preguntas más importantes a la hora de construir un sistema de magia era, ¿siendo tan poderosos, por qué los que pueden controlar la magia no han conquistado el mundo? En este libro, sorpresa. Lo han hecho. Y se lo han cargado. La ambientación es precisamente uno de los dos grandes pilares de esta novela. Es... gris. Muy gris. El cielo, el mundo, su gente. La cultura gira entorno a las cenizas y parece que todo el mundo se hubiera empezado a contagiar de su textura. El edificio, donde empezamos, es cómodo y seguro pero también terriblemente asfixiante. El mundo exterior no es cómodo, no es en absoluto seguro (me encantan las menciones a las bestias, especialmente a los pajarracos que se llevan a los niños), pero asfixia igual. Casi se puede entender mejor a los que se quedan que a los que se van. Casi se les puede echar en cara irse. El sistema de magia, de las cenizas y el fuego, con la consagración y los rituales y la dualidad entre los de la congregación y los de la tribu del fuego, me ha parecido fantástico. Y los hombres de ceniza. No puedo decir más sin meterme en spoilers pero Good Shit, ojitos, manitas aprobadoras y todo eso. El segundo gran pilar son los personajes. Principalmente Aline y Weiss, porque es su historia, pivota entorno a ellos y el estadiaje de su evolución está muy bien construido. Su relación me ha encantado. Lo que había, lo que ya no hay, lo que podría haber. «Lugares fantasma, miembros fantasma, personas fantasma que convertían la realidad en un esbozo terrible. En algo que dolía.» Era muy interesante verlos juntos después de tener muy practicado estar separados, cómo el pasado pesaba tanto entre ellos que se iban un poco de lado, como Aline. Volver a aprenderse. Además, sus personalidades era . Weiss al principio me parecía un caradura pero hubo un punto en la historia, quizá cuando descubrí que /es cierto que no ha mentido en ningún momento/, me ganó totalmente. Aceptaba y sonreía y seguía hacia delante, una y otra vez, sin rendirse con el mundo, aunque sin ser tampoco exactamente valiente. Aline me tuvo ganada desde el principio. No es perfecta, quizá es demasiado dura consigo misma, con los demás. No es fuerte, pero lo ha sido. Lo puede ser. Todo lo relacionado con su brazo está genial tratado y llevado. Y su empatía con Crace me sorprendió gratamente, creo que sus conversaciones están entre mis cosas favoritas. Y aunque ellos dos son la columna vertebral del elenco, los secundarios tampoco se quedan atrás. Cobalt, aunque siempre entre líneas y fuera de escena, se me hizo muy real, muy humano. Incluso Dorna, o Rarka, ¡y las Omerelle! Bestia y pajarito, lo cuidado que estaba hasta cómo hablaban porque no era su lengua... su diseño en general me ha parecido muy bueno. Quizá uno de los "malos" flojea un poco, porque no se llega a explicar por qué c...ierta persona que es spoiler es tan fanático. Aunque tampoco es extraño tampoco por qué se le iría la olla a cualquiera en su situación de aislamiento. Y, HE MENTIDO, el de la congregación me encantaba, daba todo el mal rollo del mundo. El body horror con las cenizas es una pasada. Como el libro. Cortito, disfrutable,gran narración, una edición cuidada (excepto por varios typos bastante obvios que me picaron bastante pero que sólo vi en los primeros capítulos y luego desaparecen). En definitiva, una buena historia, bien contada. Nada más que añadir, señoría.

  • Alia
    2018-10-22 00:52

    "Las cenizas que quedan" es una novela post-apocalíptica con una atmósfera muy bien creada, lúgubre y desesperanzada, de una belleza oscura que te oprime. Aline, la heroína, es un personaje muy equilibrado entre la resignación y la llamita que se no se resigna a morir en su interior, ese coraje que ha quedado muy escondido bajo capas de ceniza y aceptación de un destino fatal. Weiss, por el contrario, encarna las ganas de luchar, de no conformarse; es ese héroe que arrolla con todo y que guarda una "espinita clavada" en relación a ALine. Bien estructurado, con ritmo no excesivamente rápido pero sí ágil (sobre todo la segunda mitad) y un estilo narrativo muy personal, fresco y muy bien ejecutado.Me gusta que la atmósfera opresiva no se haya reblandecido en ningún momento, y el mensaje que subyace en la novela (mínimo rayo de esperanza).No hay que buscar una acción trepidante en esta novela, es más bien de sentimientos y emociones, de personajes más que de hechos, si bien tiene momentos de acción como mandan los cánones.La recomiendo? Sí, sin duda.

  • Mikeandrius
    2018-11-16 01:33

    Ayer iba solo por el principio y hoy me he enganchado a leer y no he podido parar hasta que se ha acabado. ¡Madre mía! Que destrozo emocional. La última escena ha sido brutal, y cuando encuentran lo que Cobalt buscaba también ha sido una de mis escenas favoritas... ese debate moral entre usarlo para vivir mejor sabiendo que está mal o no hacerlo. Crace ha sido mi personaje favorito en todos los aspectos. Y los malos malosos eran de película total, con su paranadaesperada aparición (tontos Weiss, sois tontos, claro que os iban a seguir si los habéis dejado con el caramelo en los labios), menos mal que han tenido lo que se merecen.Ay, Aline, tendrías que haberte quedado cultivando tomates...

  • Alice Duarte
    2018-10-30 21:29

    El principio me pareció bastante confuso, no lograba entender la argumentación y tuve problemas en congeniar con los personajes. Al largo de los capitulos la lectura se hizo más amena pero, aún así, ha faltado algo. El final más bien me ha dejado indiferente.

  • David González Domínguez
    2018-10-19 21:43

    Reseña en el blog : http://bit.ly/2mcJ9Nt